Entradas recientes

Archivos

Un lobo nevado es un lobo feliz

Los lobos están diseñados por las presiones de la naturaleza para adaptarse bien a sobrevivir en el paisaje frío y nevado. El lobo embajador Zephyr, al igual que sus contrapartes salvajes, tiene dos capas de pelaje: los largos pelos protectores que forman la capa externa visible del pelaje y la capa interna suave y densa. Los gruesos pelos protectores determinan la apariencia/color de un lobo y funcionan como un impermeable, protegiendo al lobo de la lluvia, la nieve y el aguanieve. La capa interna aislante suele ser de color gris y mantiene al animal cómodo en temperaturas frías. Las patas de un lobo son grandes, casi del tamaño de una mano humana adulta y, por lo tanto, pueden actuar como raquetas de nieve que transportan lobos sin esfuerzo sobre la capa crujiente de nieve profunda. La cola esponjosa de Zephyr también puede mantener su nariz cálida y acogedora. ¡Gracias a estas características especiales, los lobos pueden prosperar en temperaturas muy por debajo del punto de congelación!